Por, Jen Cheatham, Superintendente del Distrito Escolar Metropolitano de Madison

23 de marzo de 2017 

Lea el artículo original (en inglés)

 

Fotografía de los miembros de la Junta de Educación acompañados de otros miembros del equipo de liderazgo administrativo de MMSD, tomada durante el retiro de trabajo de la Junta de Educación, en septiembre de 2016.

 

En vista de que dos nuevos miembros entrarán a formar parte de la Junta de Educación el próximo mes, me he encontrado pensando mucho sobre la junta de educación escolar, su papel y su potencial como organismo  con capacidad decisoria.

 

Puede que no les sorprenda que una gran parte de mi labor requiera trabajar directamente con nuestra junta de educación. Tenemos una reunión pública casi semanalmente, lo que significa que estoy siempre en el proceso de reflexionar sobre la última reunión y prepararme para la próxima. Yo me reúno mensualmente con miembros de la junta de educación que quieren sostener conversaciones individualmente. En esas reuniones,  doy una breve descripción de la próxima reunión regular de la junta de educación y del calendario de la misma, recibo sus opiniones y consejos, y discuto las inquietudes de nuestros electores.  Anualmente, llevamos a cabo tres retiros laborales sabatinos para analizar el progreso del distrito. Y por supuesto,  a lo largo del año nuestro equipo hace lo posible por responder oportunamente a las peticiones  y preguntas de los miembros de la junta de educación.

 

La Junta de educación juega un rol importante no solamente en nuestro distrito, sino en nuestra comunidad en general. En colaboración con nuestro equipo administrativo, la junta de educación establece la visión, las metas y la trayectoria en la que debemos canalizar nuestros esfuerzos para elevar el aprovechamiento y reducir o eliminar las diferencias en logros académicos.  Ello incluye identificar tanto las estrategias específicas y generales que apoyan a cada niño en la obtención del conocimiento, destrezas y habilidades que necesitan para graduarse preparados para la universidad, una profesión y la comunidad. La junta de educación cuestiona, dirige e impulsa a nuestro equipo para garantizar que estemos produciendo el efecto que nuestra comunidad espera que produzcamos. Ellos tienen la última palabra sobre políticas y presupuesto. Y la junta de educación sirve como el árbitro decisorio respecto a algunas de las decisiones más difíciles que tienen que ver con algunos estudiantes o miembros del personal en particular.

 

En los cuatro años que he estado en Madison, he aprendido algunas lecciones fundamentales sobre lo que significa una junta de educación altamente eficaz  y quiero  compartir algunas de ellas con ustedes.

 

#1 Nos mantenemos enfocados en nuestra visión, metas y prioridades para el aprendizaje de los estudiantes.

La Junta de educación de MMSD ha trabajado arduamente para mantener en lugar preferencial su visión, metas y prioridades para aumentar el aprovechamiento de los estudiantes y reducir las diferencias en su desempeño. Las discusiones que ocurren durante las reuniones de la junta de educación están directamente relacionadas con las propuestas delineadas en la infraestructura estratégica, la cual es el plan de mejoramiento del distrito. Nosotros delineamos estos temas anualmente cada agosto; temas tales como educación especial, la educación para el estudiante avanzado, educación alternativa y los servicios para los aprendices del idioma inglés; y si bien, puede ser que movamos un poco las cosas para asegurar que la sincronización sea precisa, no nos desviamos mucho de lo que nos hemos propuesto a hacer. Creo que este tipo de disciplina y concentración es ejemplar para una junta de educación.

 

#2 Trabajamos activamente en el fortalecimiento de nuestra perspectiva de equidad racial

Durante los retiros laborales de la junta de educación, en los cuales participan también los miembros del equipo de liderazgo administrativo, hemos tomado tiempo para hablar muy explícitamente sobre temas relacionados con la equidad racial. Sabemos que la raza es uno de los indicadores más poderosos  para determinar cómo le va a ir a una persona en la sociedad. Hemos llegado a entender en qué posición nos encontramos en cuestiones de oportunidad, razón por lo cual la selección de estrategias universales y específicas es tan importante. De hecho, la Junta de educación está en el proceso de redefinir su política de equidad para garantizar que ellos (y los futuros miembros de la junta de educación) permanezcan comprometidos a tomar decisiones críticas sobre el presupuesto y las políticas, mediante la perspectiva de equidad dando atención explícita a la raza.

 

#3 Trabajamos como un equipo.
Nosotros, queriendo decir los administradores y la Junta de educación, nos esforzamos por no  colocarnos en una posición antagonista uno frente al otro. El trabajo de la Junta de educación es desafiar nuestras ideas y hacernos responsables por rendir cuentas, pero sabemos también que necesitamos funcionar como un equipo grande de liderazgo y esforzarnos por buscar los mismos resultados acelerados para nuestros estudiantes. Ello ha requerido que de verdad lleguemos a conocernos mutuamente mejor. Cuando entendemos lo que nos motiva a cada uno como personas, cuando podemos entrever cual es la perspectiva mediante la cual cada uno de nosotros vemos el mundo, podemos entonces entendernos mutuamente mucho mejor. Hemos  aprendido que más reflexión y perspectiva da siempre como resultado una mejor toma de decisiones.

 

#4 Reconocemos que desempeñamos funciones importantes pero diferentes.

Si bien tratamos de funcionar como un equipo, sabemos que desempeñamos funciones distintas. El papel de la Junta de educación en pocas palabras es participar con los electores y fijar la dirección general del distrito, definiendo las políticas, aprobando el presupuesto y evaluándome. Por otra parte, el papel del equipo administrativo en pocas palabras es implementar las políticas y dirigir el funcionamiento diario del distrito escolar con el fin de alcanzar nuestras metas. Nos esforzamos mucho por respetar mutuamente nuestros cargos importantes y cuando vemos que algo no está muy claro, colaboramos con el fin de encontrar la forma de resolver las cosas.

 

#5 Todos servimos a la comunidad.
Pero, la más importante de todas, es que todos nosotros somos temporales. La permanencia de cada uno de los miembros en la Junta de educación termina eventualmente. El cargo de los superintendentes termina eventualmente. La comunidad perdura. Por lo tanto, es posible que no haya nada más importante que el esfuerzo mutuo que hacemos  para escuchar, aprender y servir a la comunidad de Madison. Y dado que algunos de los miembros de nuestra comunidad se encuentran de alguna manera en situaciones que les hace más difícil guiarnos, debemos buscar intencionalmente sus perspectivas.

Para terminar, he escuchado que la gente se refiere a la posición de miembro de la Junta de educación de las escuelas como ‘un trabajo sin reconocimiento’. Quiero aprovechar esta oportunidad para expresar cuán agradecida estoy por todo lo que hacen ellos. Yo verdaderamente, sin ellos no podría hacer bien mi trabajo. Estoy inmensamente agradecida con cada uno de los miembros que ha servido a nuestra comunidad en el pasado y los que lo hacen actualmente. Si usted no ha tenido la oportunidad recientemente, ¡de las gracias a un miembro de la Junta de educación! Y, recuerde ir a votar este abril.