Los estudiantes de la clase de 5° grado de la maestra Crystal Davis de la Escuela Primaria Ochard Ridge pueden decirle los procedimientos específicos para formarse en fila, sacar punta a un lápiz o pedir ir a tomar agua. Al otro lado del edificio, los estudiantes de 3er grado de la maestra Kayla Suing, demuestran con seguridad que comprenden sus propias rutinas, tales como sostener de forma apropiada un iPad o cerrar un escritorio.

 

MMSD teachers Crystal Davis and Kayla Suing

Maestras Crystal Davis y Kayla Suing

 

Esto se debe a que, desde el comienzo del año escolar, Davis y Suing han aplicado un método para enseñar las expectativas de comportamiento llamado Modelaje Interactivo en el cual los estudiantes aprenden por qué el comportamiento es importante, y después lo ponen en práctica y lo analizan en clase.

 

El Modelaje Interactivo es un proceso claro e inmediato compuesto por siete pasos que resulta eficaz para enseñar a los niños cualquier habilidad, rutina o procedimiento que deban hacer de cierta manera. Con el Modelaje Interactivo, los estudiantes:
  • Aprenden exactamente el motivo por el cual la habilidad, rutina o procedimiento es importante para su aprendizaje y para que la clase se lleve a cabo en un ambiente respetuoso y tranquilo.
  • Se les pregunta qué perciben sobre la demostración del maestro (en lugar de que el maestro les diga lo que hay que percibir).
  • Observan a algunos de sus compañeros de clase repetir ese modelo de rutina o procedimiento después de la demostración inicial del maestro.
  • Practican esa rutina o procedimiento de inmediato.
  • Reciben comentarios y sugerencias inmediatamente después y el apoyo académico necesario del maestro mientras ponen en práctica esas rutinas.
– Salones de clase receptivos (www.responsiveclassroom.org)

El Modelo Interactivo es un componente clave de los salones de clase receptivos, un enfoque a la enseñanza que implica demostrarles a los niños las expectativas de comportamiento, con la certeza de que ellos pueden y van a aprender a actuar de manera correcta dadas las herramientas y el liderazgo.

 

Utilizado a lo largo de todas las escuelas primarias del distrito, los salones de clases receptivos están vinculados con una mayor eficacia del maestro, logros estudiantiles más altos y un mejor ambiente escolar.

 

“Elegimos las rutinas que queremos llevar a cabo en un proceso de modelaje interactivo completo”, explica Suing, prestando especial atención a las rutinas que son nuevas para cada grado académico, tales como los buenos modales y el protocolo para usar los casilleros o el escritorio. Los estudiantes de 3er grado de Suing, que usaron por primera vez los iPads del salón de clases, aprendieron cómo tomar y devolver las tabletas del carrito de manera apropiada.

 

“Debatimos acerca de esa expectativa y luego les pido a algunos niños que intenten ponerla en práctica. Después les pregunto qué observaron sobre la manera en la que esos estudiantes actuaron. Otro grupo de niños la repite y luego hablamos nuevamente sobre lo que ellos observaron. Por último, todos juntos ponemos en práctica esa expectativa”.

 

La próxima vez, conoceremos cómo Crystal Davis y su clase de 5° grado usan expectativas y señales compartidas para lograr que las clases se lleve a cabo en un ambiente tranquilo.