coinsLas culturas indígenas alrededor del mundo han dependido de las ceremonias en círculo durante milenios para hablar a menudo sobre los asuntos dolorosos de manera honesta, respetuosa y segura. Además, los círculos han sido utilizados tradicionalmente para solucionar problemas al resaltar cómo la ofensa de una persona afecta a los demás.

 

Hoy día, teniendo en cuenta estas tradiciones y, más recientemente, las prácticas restaurativas en el sistema de justicia juvenil, cada vez más escuelas están incorporado los círculos en su cultura (con la ayuda de grupos como YWCA Madison). Estos círculos son ejemplos de las prácticas restaurativas y se derivan de la filosofía de la justicia restaurativa.

 

El facilitador del círculo

Kay Pranis, autora del libro The Little Book of Circle Processes ‘el libro pequeño de los procesos de los círculos’, escribe que “las historias unen a la gente en su humanidad común y ayudan a apreciar la profundidad y belleza de la experiencia humana”.

 

Es teniendo en cuenta este fin que la Escuela Preparatoria East ha guiado a cientos de estudiantes en círculos restaurativos, fortaleciendo vínculos al dar a los estudiantes y a los maestros una buena oportunidad para entender sus experiencias respectivas. Aquí los círculos pueden caber en una de dos categorías: los círculos en el salón de clase para buscar soluciones a problemas dentro del salón y los círculos para fomentar el sentido de comunidad en los cuales los participantes son guiados a tener una conversación cándida y confidencial. Este artículo explora la segunda.

 

Rob Mueller OwensEl residente experto en círculos en la escuela East es el Instructor de Apoyo al Comportamiento Positivo (PBS, por sus siglas en inglés) Rob Mueller-Owens, quien enseñaba en el sur de Louisiana, Detroit y Boston antes de mudarse a Madison para asistir a la escuela de posgrado.

 

Sus cargos en la Escuela Preparatoria Shabazz y en el Centro de Aprendizaje Transicional lo condujeron a su cargo actual en East. Mueller-Owens lleva a cabo con frecuencia círculos para fomentar el sentido de comunidad ya sea para conversar sobre un asunto que afecta a toda la comunidad o para despedir a un estudiante.

 

Fortalecimiento de las relaciones entre los estudiantes y los maestros

Recientemente, algunos estudiantes del programa de preparación universitaria AVID en East se acercaron con un pedido especial; querían un círculo para hablar sobre cómo los estudiantes de color pueden sentirse fuera de lugar en el programa.

 

Uno de estos estudiantes es Lupe, una alumna del undécimo grado, amigable y segura de sí misma quien se mudó a Madison de la Ciudad de México cuando tenía 6 años. Ella describe el aislamiento que puede importunar a los estudiantes de color en los cursos avanzados o en la comunidad en general.

 

Ella explica, “hay muy pocos de nosotros en los cursos avanzados” lo que produce sentimientos de “no ser realmente escuchados, ser invisibles”. También le preocupa que “a veces nos subestiman por el color de nuestra piel. Sentíamos que necesitábamos expresar nuestros sentimientos al personal”.

 

Para empezar a solucionar este problema, Mueller-Owens se preguntó a sí mismo: ¿Cómo podemos romper este aislamiento? Sabía que un elemento clave sería crear un lazo fuerte entre los estudiantes y los maestros.

 

Convocó un círculo y cada estudiante invitó a uno o dos de sus maestros a participar. Los participantes, tanto los estudiantes como los maestros, tuvieron que traer consigo un objeto significativo.

 

Como facilitador, Mueller-Owens guio la conversación mediante un “guion para el círculo” (los guiones ofrecen un proceso de diálogo estructurado) que había escrito específicamente para esta ocasión. Su guion empezó pidiéndoles a los asistentes revelar el significado de su objeto.

 

Después, tuvieron que compartir lo siguiente con el grupo: Describe un momento en que estabas lo más vulnerable. ¿Quién te apoyó (si es que hubo alguien)? ¿Qué tipo de persona quieres ser si alguien te pide ayuda cuando está en su momento más difícil? Piensa en aquellos estudiantes o maestros con quienes sientes una conexión estrecha y considera qué mecanismo te permitió hacer esa conexión.

 

helping handsLos presentes tomaron turnos para hablar pasando de persona a persona el cuerno de un venado que se usó como señal de que tenían la palabra. “Hay algo poderoso en el hecho de que casi 900 estudiantes han contado sus historias sosteniendo este objeto en la mano”, agregó Mueller-Owen. “Es un ícono de la comunidad y todas las historias que hemos compartido”.

 

Esta experiencia “fue muy poderosa”, dijo Lupe, especialmente porque los maestros, inspirados por los estudiantes desnudaron sus almas y se hicieron vulnerables.

 

“Tomó una hora y tres cajas de Kleenex”, dijo Mueller-Owens, describiéndola “una de las cosas más poderosas que he hecho como maestro”. Los estudiantes y los maestros salieron del círculo con un conocimiento más profundo de las experiencias de cada uno y un vínculo más fuerte.

 

Aconsejar a los estudiantes durante un momento difícil

Mueller-Owens ha estado preparándose para guiar los círculos para que los estudiantes puedan procesar la decisión del fiscal de distrito de presentar o no cargos contra el agente de policía Kenny en relación al tiro fatal de Tony Robinson.

 

El Departamento de Servicios para el Estudiante del distrito escolar ha trabajado de cerca con la Escuela Preparatoria East para identificar a los estudiantes que pertenecen a la comunidad de Tony y los está invitando a participar en los círculos para procesar lo que pasó. “Van a ser verdaderamente círculos de duelo”, afirma Mueller-Owens desilusionado.

 

Mueller-Owens espera que los círculos ofrezcan a los estudiantes la oportunidad y el espacio para considerar las maneras en que pueden enfrentar a sus sentimientos e impactar cambio en la comunidad. Y quiere que se sientan apoyados. “Quisiera que los estudiantes vieran a East como la institución que les guarda la espalda o que les apoya”, dice Mueller-Owens, “que todos en East me conozcan y me quieran y que yo pueda acercarme a ellos”.

 

Asintiendo, Lupe agrega, “si la decisión resulta ser la que tememos” y si los estudiantes ven a la escuela como una fuente de apoyo, “la gente vendrá a East y la verá como un centro comunitario y no solamente como una escuela”.

 

Enseñando al personal cómo ser facilitadores de un círculo

taking notesMueller-Owens ofrecerá este verano capacitación para los miembros el personal de East que estén interesados en ser facilitadores de círculos en su salón de clase para incrementar la capacidad de la escuela para utilizarlos. Este taller continuará el trabajo que ha hecho para ofrecer desarrollo profesional durante el ciclo escolar, que incluye una serie de lecciones sobre la justicia restaurativa, el camino de la escuela a la prisión y temas relacionados, para el personal escolar.

 

“Queremos entrelazar las prácticas restaurativas en la cultura escolar”, nos dice. “Idealmente, un día todos los miembros del personal escolar deberían facilitar círculos con frecuencia.”

 

En la próxima edición del boletín informativo, hablaremos sobre cómo la Escuela Preparatoria East está utilizando los círculos para solucionar productivamente problemas de comportamiento y otros asuntos en el salón de clase.


Nota de la editora: Una versión anterior de esta nota incluyó una referencia a los tribus de Lakota Sioux que hemos quitado del artículo.


Mayo del 2015